Agustina Biolé: "La escritura es mi cable a tierra"

Yo Digo 24 de abril de 2019
En Yo Digo, Melina Barbero dialogó con la joven escritora sanfrancisqueña Agustina Biolé sobre su actualidad en las letras, sus influencias y sus objetivos a futuro.

Agustina Biolé había sido noticia en 2015 tras publicar su primera novela “Un café con la realidad”, con solo 17 años. Apenas dos años después hizo conocer su segunda obra, más íntima, llamada “Un café con la realidad”. Y en la actualidad, si bien se encuentra abocada a sus estudios universitarios en Psicología, aún se vincula al mundo de las letras y en sus ratos libres escribe, ya que según la joven es “su cable a tierra”.

Agustina no descarta trabajar en otra obra aunque todavía no cuenta con el tiempo necesario para encararla.

¿De qué manera nace esta veta de ser escritora desde tan chica?
Empecé a leer desde muy chiquita, mi mamá es docente y yo ya iba a la biblioteca de la escuela Roca a sacar libros. Siempre me posicioné en el lugar de lectora y en el último año de secundaria encontré en el celular una aplicación que se llama Wattpad, donde distintos escritores independientes comparten sus escritos, sus avances y uno puede seguirlos en el proceso. Teniendo una conversación con mis papás me dijeron, medio en broma medio en serio, que si escribía algo ellos me lo iban a publicar. Me lo tomé a pecho y empecé a escribir una historia de amor que fue mi primer libro: “Libre de vos, pero no de mí”.

¿Qué lecturas te interesaban de chica?
A pesar de ser chica me interesaban las lecturas para adolescentes, empecé a leer novelas románticas y después policiales, que están más relacionadas a mi segundo libro.

Para aquellos que no la leyeron, ¿de qué trata “Libre de vos, pero no de mí”?
Se trata de una mujer joven que se encuentra atrapada en la monotonía de su vida y conoce a un hombre, se enamora y en rasgos generales habla de que somos el resultado de los vínculos que tuvimos, de la gente que conocimos y que no tenemos que vivir enojados con eso sino aprender a abrazarlo y a transformarlo para continuar.

¿Cuánto de Agustina hay en este texto y cuánto de ficción?
Es como muy difícil encontrar una línea para separar. Creo que escribimos lo que leímos, lo que vivimos y lo que somos y hacemos como un gran conjunto y lo plasmamos. Después cuando uno lo relee identifica mucho de su personalidad, de las lecturas preferidas, aunque de manera inconsciente.

¿Y cómo nace el segundo libro?
“Un café con la realidad” fue surgiendo en medio de mis exámenes de facultad, lo fui dejando, lo retomaba, y en un día de inspiración lo terminé. Fue una tirada más corta para el círculo más íntimo. Y trata de la historia de una mujer que se encuentra internada en una institución de salud mental y que desconoce los motivos. Entonces le brindan una máquina de escribir y comienza a escribir cómo era su vida y las situaciones que la llevaron ahí. Tiene un tinte más psicológico.

Se puede inferir que tu carrera también termina influyendo en tus escritos…
Sí, una sin darse cuenta termina atravesada por un montón de cosas, no solo de la vida sino también de la facultad, no solo lo que lee, sino vivencias y relatos que va escuchando. Iba a ser otra novela romántica y sin darme cuenta fue teniendo este vuelco.   

¿Qué lugar ocupa hoy la escritura en tu vida?
Actualmente la escritura es mi cable a tierra pero de manera intermitente. Estoy como muy sumergida en la carrera pero cada tanto me tomo algunos días para leer o escribir algo. Espero que cuando me reciba pueda organizar de manera distinta mis tiempos y volver a escribir algo para mí, porque en realidad siempre fue por gusto personal. Este parate fue medio forzoso, pero hay ideas dando vueltas.

¿Como cuál?
Empecé a escribir algo y lo dejé en pausa porque no estaba pudiendo dedicarle todo el tiempo que merecía y espero que en algún momento se pueda transformar y concluir.

Boletín de noticias