Jennifer Sánchez: "Mi trabajo es un arte, la herramienta es mi cuerpo"

Yo Digo 18 de junio de 2019
Tras las repercusiones de un video viral donde se la ve desnuda como stripper, Jennifer Sánchez habló de su trabajo con El Periódico TV. “La crítica viene de gente que no me conoce, entonces me ve en un video y me juzga. Pero a mí como no me importa la vida ajena, no me ando fijando".

Jennifer Sánchez protagonizó durante la semana pasada un video que se volvió viral y donde la muestra haciendo un show stripper sobre la barra del pub Vinilo. Como Dios la trajo al mundo.

La escena que pasó por miles de dispositivos móviles obligó a los responsables del establecimiento nocturno a realizar un descargo en sus redes sociales, donde aseguraron que lo sucedido ese fin de semana "no es algo habitual" en ese lugar y que fue "un desliz" en un momento "de pura improvisación".

El descargo fue publicado por El Periódico y ahí se inició una catarata de comentarios en nuestras redes sociales que iban de cuestionamientos al pub y críticas a Jennifer. También hubo felicitaciones y defensas hacia el trabajo de la stripper de 24 años, madre de un hijo, quien no le esquiva a la crítica y defiende su trabajo, el cual realiza hace cinco años. 

La crítica viene de gente que no me conoce, entonces me ve en un video y me juzga. Pero a mí como no me importa la vida ajena, no me ando fijando. Veo una chica y digo ‘dejala ser feliz’. Soy el tipo de mina a la que le encanta que el otro progrese y que el otro sea feliz. No tiro malas energías”, asegura en una entrevista que le concedió al programa Yo Digo que se emitirá esta semana en El Periódico TV.

Sánchez considera que la vida pasa por otro lado, que hay cosas más importantes y más graves que sufrir una crítica, a veces despiadada, desde una red social. Lo sabe porque alguna vez estuvo al borde de la muerte tras un accidente de tránsito en el que sufrió un grave traumatismo de cráneo en 2014. Ahí, asegura, comenzó a ver de manera diferente las cosas.

“Soy agradecida a la vida y a Dios, día a día, siempre agradezco lo bien que estoy, lo bien que me va, no me puedo quejar. Estaba en sillas de ruedas, no podía caminar, no sabía leer, no sabía escribir y hoy agradezco todo el tiempo porque sabía que iba a llegar este momento, por la fuerza de voluntad que tengo, porque soy re porfiada. Me decían no te levantes y yo me levantaba, aunque me caía al piso me levantaba”, recordó.

Sobre el video viralizado, Jennifer coincidió con el descargo que se hizo desde el pub al señalar que fue “improvisado” y que si hubiese sido un show contratado de antemano se hubiese preparado de otra manera: “Hubiera tenido un escenario preparado, otra vestimenta, la música hubiera sido otra; pero la gente empezó a aplaudir, la música, me ponían la luz y dije ‘bueno, vamos’. No podía decir que no, porque a todos lados donde voy me saludan, se sacan fotos conmigo. Las chicas también. En Atlantis hago lo mismo siempre, o sea tengo mi escenario arriba, capaz por eso no le prestan atención, pero también quedo completamente desnuda”, afirmó.

Al ser consultada sobre por qué este show sí se viralizó y no los demás que viene realizando respondió: “Quizá porque fue otro ambiente, otro público”.

Ser stripper y en San Francisco
La entrevistada calificó a su trabajo como “un arte” y que su herramienta de trabajo es su cuerpo. Inició en Atlantis unos cinco años atrás: “Siempre me gustó mostrarme, expresarme y no me importa el qué dirán. Yo considero que la vida es una sola. Yo estuve al borde y la disfruto, disfruto el hoy”, se sinceró la también bailarina en la comparsa Sueños de Luna.

En su casa, contó que debe frenar a su madre a la hora de defenderla. Aclaró que le gusta escuchar las críticas constructivas para ayudarla a crecer.

“Para mí es un trabajo. De diez me va porque yo tengo trabajo todos los fines de semana. Es como las modelos, solo que ellas caminan y yo bailo eróticamente”, explicó.

Por último, Sánchez aseguró que el mundo del striptease es muy normal en muchos lados, inclusive cerca de San Francisco, y dio su visión de por qué se cuestiona por estos lados: “Creo que es por el qué dirán. Estamos en San Francisco, hay mucha gente hipócrita. Entonces las chicas que tienen ganas y los accesorios para hacerlo no se animan por eso, por lo que van a decir, o porque sus familias tampoco lo aceptan. Gracias a Dios mi familia me acepta y no me juzga. Me dice que disfrute, que la vida es una sola”, concluyó.

Boletín de noticias