Historias: Roberto Acuña

Historias 02 de julio de 2019
El jugador, residente en San Francisco, contó su pasión por los "fierros" y su sueño cumplido: tener una Dodge Polara.
La charla con el jugador, a bordo del vehículo.

Roberto Acuña (28), basquetbolista y residente en San Francisco, cumplió el sueño que anhelaba desde muy chico: tener una Dodge Polara. El jugador, que disputó las eliminatorias el Mundial de China y los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro con la Selección Argentina, combina su pasión por la "naranja" y por los "fierros".

"El básquet es una pasión desde chiquito, es un orgullo estar donde estoy hoy, y la pasión por los fierros comenzó también de chico por medio de un amigo de mi papá. Él me empezó a llevar a las carreras cuando yo tenía 6 o 7 años, me llevaba en un Torino y él era hincha de Torino. Pero yo vi la Dodge y me enamoré, siempre soñé con tener una coupé y un día se lo dije a mi papá. Se presentó la oportunidad y lo logré", contó el jugador.

"La compré así como está, pero tengo varias cosas para mejorarla: el aire original, la radio original, varias cosas que fui comprando para ponerle. La disfruto, para mí es una pasión todos los domingos ver las carreras, es como una religión en casa o estando donde sea, nos llamamos por teléfono y con mi familia hablamos siempre de eso. Yo soy hincha de Dodge, claro", indicó en una charla con El Periódico.

"Es algo lindo, un cable a tierra, lo puedo disfrutar, lo puedo hacer y trato de disfrutarla al máximo. Voy a todos lados con ella", explicó.

Un día muy especial

No es nada fácil encontrar una coupé Polara. Una Polara que esté en condiciones, que no tenga demasiados detalles porque son autos que tienen casi 50 años de calle. Acuña explicó que la encontró en Chaco y que no lo dudó. "Coordiné con un muchacho de Chaco, yo estaba en Santiago y me lo trajeron al otro día. Fue todo muy rápido, lo llamé a mi viejo para contarle, esa noche no dormí de la ansiedad. Fue un día muy lindo y le habré sacado 100 fotos en una hora. Después era esperar que salgan los papeles. La tuve una semana y media en la cochera, era todos los días salir de entrenar para darle arranque y acelerarla un poquito", contó entre risas.

"Es una Dodge Polara modelo 1973, motor 6 cilindros Slam Six, es lo más parecida a la Dodge americana, por eso llama mucho la atención. Nos estamos conociendo, tiene sus mañas, le sigo haciendo algunas cosas, detalles para ponerla lo más original posible", afirmó Acuña.
 

Boletín de noticias