Paola Bossio, restauradora: "Cada vez más las mujeres nos animamos a hacer cosas que se creían de hombres”

Historias 30 de julio de 2019
Comenzó hace más de un año con los muebles de su propia habitación, los cuales transformó y vendió. Hoy vende sus trabajos al público y por internet. Lamentablemente, hace poco le robaron todas su herramientas.

Desde hace más de un año, Paola Bossio comenzó a dedicarse a la restauración de muebles antiguos y venta de antigüedades. Empezó con los muebles de su propia habitación, los restauró y los vendió. A partir de ahí se dedicó de lleno a la restauración y venta de objetos antiguos. Hoy vende sus trabajos a través de distintas formas, contando con las redes sociales e internet.

"Empecé yendo a remates y después de un tiempo de que la gente me conociera las oportunidades te llegan solas. Se acerca mucha gente que por ahí fallece algún familiar y tienen que desocupar una casa para alquilar, entonces te vienen a buscar para ver si estás interesada en comprar quizás hasta un lote entero", explica Paola. 

"Me gustan las cosas raras, como una registradora que es muy antigua, que son cosas que no se ven habitualmente. Prefiero tener algo raro y no una mesa con seis sillas que la puede tener otra persona. Que tenga historia, que tenga algún detalle", cuenta la mujer.

"Por ahí te llega un mueble oscuro, y me lo imagino de madera natural, sacándole toda la pintura que tiene y te cambia un montón. Para mí le da más calidez, el mueble claro no te cansa como un mueble oscuro", agrega.

Tarea fina

Sobre su trabajo en la restauración, asegura que es una tarea muy precisa y que lleva bastante tiempo. Lamentablemente, hace poco sufrió dos robos en los que delincuentes le llevaron sus herramientas de trabajo. "Ahora me quedé sin herramientas y de la forma que lo estoy pelando ahora al mueble es con vidrio, así que es un trabajo que te lleva horas, muy preciso. Uno se corta las manos, se las daña bastante, pero también se puede hacer y es la forma en que muchas personas lo hacen", aclara.

Consultada sobre cómo es vista en su trabajo como carpintera y restauradora sostiene: “Me ha pasado que se sorprenden con las restauraciones que hago, porque la carpintería está relacionada con los hombres. O a veces se sorprenden por cómo maniobro con muebles pesados o cuando voy a las chacaritas en busca de antigüedades. Cosa que hago asiduamente. Creo que cada vez más las mujeres nos animamos a hacer cosas que anteriormente se creían solo trabajos exclusivamente  de hombres”, finaliza.

Boletín de noticias