Habitantes - Día del padre en la casa de los Oyola, mesa y tablón para muchos

Habitantes 21 de junio de 2020
Padre de siete hijos, Juan Oyola festejará su día rodeado de su numerosa familia en barrio Jardín. Empleado de comercio de toda la vida, amante del fútbol -gracias al cual conoció a su esposa- y hombre solidario que colabora, entre otras cosas en el Refugio Daniel Mari. Un papá y abuelo que cuyo orgullo es haber formado y criado a “personas de bien”.

Juan Oyola (58), quería ser futbolista pero por esas cuestiones del destino, no se le dio. Era uno de esos “5” clásicos de fuerza para el quite de pelota, inteligente y de precisión en el primer pase. Una de las piezas clave del Antártida Argentina campeón de 1993.  

A pesar que probó suerte en distintos clubes importantes de nuestra provincia y Santa Fe, no llegó. Pero en el medio encontró algo más importante, el amor. En ese deambular como futbolista conoció a quien sería su esposa y compañera de vida, Angélica Cabrera, con quien está casado desde hace 35 años y conformaron una numerosa familia. Tienen siete hijos que van desde los 32 a los 20 años. “Ella es el principio de la historia. Teníamos el sueño de tener cuatro hijos pero a veces uno planea una cosa y sale otra completamente distinta, casi que duplicamos”, cuenta entre risas.

Juan también es abuelo de siete nietos, que tienen entre 11 años y 20 días de vida.

“Siempre persiguiendo el sueño de jugar a la pelota. Estaba en un stand by en Sportivo Belgrano que no lograba encontrarme un lugar y estaba buscando club. Me probé en varios lugares pero se ve que no tenía que ser -recuerda-. En ese ínterin conocí a Angélica. Ya tenía 21 años y ya era cada vez más difícil. Entonces empezás a valorar otras cosas como buscar un trabajo para ir formando una familia. Lo que no sabíamos es que iba a ser tan grande”, bromea.

El hombre es empleado de comercio desde que dejó el fútbol y además, de ser sustento de una nutrida familia, también le queda tiempo para la solidaridad, es uno de los ya pocos voluntarios del Refugio “Daniel Mari” que les da asilo a familiares de personas internadas en el Hospital Iturraspe en su estadía en San Francisco.