Atilra advierte sobre Sancor: "La situación es crítica"

Mano a Mano 16 de septiembre de 2019
Eduardo Juárez, secretario de la seccional Devoto del gremio lechero, alertó que la situación de los trabajadores es "desesperante" y anticipó que podría haber más despidos por la baja producción.

La grave situación económica que arrastra la empresa lechera Sancor lleva más de dos años y en gran manera repercute en quienes trabajan en la industria lechera de la región de San Francisco. La firma ha despedido en los últimos años a más de la mitad de sus trabajadores en todo el país, y recientemente anunció el cierre de una planta en en la localidad bonaerense de Arenaza, en la que elaboraba el queso Mendicrim, y que implicó el despido de otras 22 personas.

Sobre esta situación de crisis y sobre las perspectivas de la industria láctea en el país, en Mano a Mano dialogamos con Eduardo Juárez, secretario de la seccional Devoto de la Asociación de Trabajadores de la Industria Lechera (Atilra), quien alertó de que el presente de Sancor es muy crítico y además anticipó que podría haber más despidos ya que la producción de la firma es baja, por lo que les sobrará personal. 

¿Cómo está la situación de la industria lechera y particularmente de los trabajadores de Sancor?

Como es de público conocimiento los trabajadores de Sancor hace aproximadamente dos años y medio que vienen cobrando su sueldo semanalmente. La situación es crítica, la empresa nos está manifestando siempre que van a salir adelante, hicieron una reducción de personal muy importante, que eso afecta en general a todos los trabajadores, porque nosotros también por parte del gremio en el cobro para la obra social no estamos percibiendo nada por parte de la empresa. Solidariamente nuestro gremio les está dando la obra social a todos los trabajadores de Sancor. Están en una situación desesperante, si bien hay empresas de la zona que es todo lo contrario, pero la incertidumbre también está. Hoy hay mucha leche, estaba creciendo el recibo de leche y el consumo es cada vez menor, entonces estamos viendo que las empresas grandes exporten para que las chicas vendan el producto de manera interna. Eso está haciendo que hoy haya sobreabastecimiento en muchas empresas, y después con la incertidumbre del dólar, que no saben si vender o no. En Sancor hoy están trabajando alrededor de 800.000 litros y tienen 2.000 empleados, y esos litros lo están haciendo con alrededor de 700 personas.

Dice que quedan alrededor de 2,000 trabajadores en Sancor, ¿cuántos trabajadores hubo hace cuatro o cinco años atrás?

Alrededor de 5.300. Sancor se fue desprendiendo de todos estos trabajadores. Primero empezó con jornada libre, les pagan el 75 por ciento del sueldo, no pagan cargas sociales de ninguna índole y se quedan en casa. Eso le llaman jornada libre, que hace de que el trabajador a lo mejor pueda trabajar en otro sector y cobrando ese porcentaje. Hoy en jornada libre hay unos 720 o 750. Es muy duro, semanalmente están abonándole un porcentaje del sueldo, cobran 10 o 12 mil pesos por por semana. Es desesperante la situación.

En el caso de devoto cuántos empleados había y cuánto se están quedando

En Devoto hace 4 o 5 años eramos 240 empleados. A partir del año el año pasado quedaron 110 trabajadores.

Una sangría de más del 50%

Más del 50% y la mayoría se fue por retiro voluntario y algunos arreglaron con un despido encausado.

¿Hay riesgos o incertidumbre de que se pueda generar todavía una salida mayor de empleados? 

Y, lo que se avizora sí. A nivel nacional quedan 2000 y con el tema de no haber suficiente producción hay mucha gente sobrante. De las seis plantas de Sancor que quedaron hay dos plantas prácticamente paradas, producen básicamente el producto que está en góndola y nada más.

¿Cómo ven el escenario político de la Argentina y cómo analizan los rumores que hay una posible reforma laboral?

Había algo antes de las Paso y a posterior ocurrieron otras cosas. Si un gobierno tiene pretensiones de gobernar cuatro años más no puede largar propuestas a tres meses, tiene que tener una propuesta cuatro años. Lo que vemos dentro de todo eso es que han quedado muchas cosas por detrás. Y cuando hablan de una reforma laboral gobiernos de derecha no hay buenas perspectivas para los trabajadores, eso cae de maduro. Es una pérdida para el trabajador y esa reforma nunca la vamos a apoyar.

Hablando de la cuestión gremial, también estamos en un momento donde gran parte de la dirigencia gremial se ve cuestionada o investigada por la forma en que algunos se han enriquecido a través de los aportes de los trabajadores. ¿Cómo lo ven ustedes?

Los gremios se formaron por unas malas políticas de la parte de la derecha, porque si se formaron es porque algo andaba mal o porque la gente trabajaba de sol a sol. Nos discuten a nosotros como gremialistas, pero si entramos a evaluar hay diputados corruptos, hay en la parte judicial también. Esta clase de gobierno siempre nos persiguieron a nosotros y siempre estuvieron persiguiendo al trabajador. En esta clase de gobiernos se cerraron fábricas, nosotros tenemos muchas Pymes dentro de la industria láctea y a veces se han cerrado porque las ahorcan impositivamente. Si bien a nivel empresario el que se tecnificó va a tener más mayor productividad, mayor rentabilidad.

¿Qué espacio hay para que Sancor se recupere?

Como gremio estamos tratando, se está ayudando, los trabajadores están malísimamente mal, es una situación crítica. Nosotros creemos que puede salir adelante, desde otra clase de administración. Hoy está trabajando con un fideicomiso que está mejor controlado. Creemos que puede cambiar pero es una situación crítica.

Boletín de noticias