Mariano Pispieiro, médico forense: "Hay un dicho que dice que los cuerpos hablan"

Mano a Mano 01 de octubre de 2019
En San Francisco y la región hubo casos donde la investigación forense tuvo mucha importancia. Pispieiro integra el Cuerpo de Medicina Forense y en El Periódico TV explicó cómo es el trabajo que realizan, los avances en la tecnología y las ventajas de tener una delegación de la Policía Científica.

La investigación criminal y en particular la medicina forense cobra mucho realce en algunos casos en particular, y en San Francisco y la región se conocieron casos de resonancia en las últimas semanas. Las tecnologías y la especificación en estas disciplinas hace que las investigaciones presenten muchas certezas respecto de lo que ha ocurrido en un hecho criminal. 

En San Francisco funciona el Cuerpo de Medicina Forense, integrado por médicos y psiquiatras forenses que participan en investigaciones junto a la Justicia y la Policía en todo el departamento San Justo.

Uno de sus integrantes es el médico forense Mariano Pispieiro, quien dialogó con Gabriel Pecile en Mano a Mano y analizó el trabajo que realizan a diario y cómo la tarea ha cobrado mucha notoriedad en los últimos años.

En las últimas semanas hubo casos resonantes en la ciudad y en la región donde tuvieron intervención desde el Cuerpo Médico Forense. ¿Cómo se trabaja en estos casos?

Tenemos casos renombrados casi a diario, dado que no solamente nuestro trabajo es San Francisco sinotodo el departamento San Justo. Los equipos técnicos estamos dependiendo del Tribunal Superior para aportar desde la parte científica respuestas que desde la Fiscalía están pidiendo ante determinados casos. Los casos nuestros no se limitan solamente a autopsias, el trabajo nuestro es de todos los días, desde pericias médicas, exámenes físicos, exámenes físico por violencia de género o por maltrato infantil. Tenemos también trabajos en la calle, por accidentología o lesiones, para dar a las fiscalías la magnitud del daño causado. También hacemos pericias psiquiátricas, en el caso nuestro en el grupo de trabajo está el doctor Vignolo y el doctor Cornaglia, que también son psiquiatras forenses y también hacen la parte de psiquiatría.

Se nota que ha evolucionado bastante la investigación en medicina forense y se llega a un nivel de precisión bastante certero respecto de las cuestiones que pasaron en un hecho criminal.

Sí, la ciencia ha evolucionado a nivel mundial en todas sus formas y las ciencias forenses no han quedado afuera. Con tecnología, con nuevos estudios que nos aproximan mucho más a la causante de determinadas lesiones o hechos. Hoy está en auge la virtuopsia, que es ante un cuerpo en estado importante de descomposición, hacerles estudios solamente complementarios, una reconstrucción con tomografía, con resonancia, hacer 3D, poder reconstruir un cuerpo. Eso es lo que se viene a nivel mundial.  Ya está en la provincia de Córdoba, adquirieron un láser 3D para hacer barrido de escenas del crimen y poder hacer un mapeo completo de la escena. Con esto de las serie CSI o Ley y Orden, con los medios y los programas específico de investigación, de cómo investigaban el caso de muerte muertes dudosa o casos puntuales.

Se ha hecho como un auge digamos de la investigación criminal

Yo ya tengo cerca de 20 años de médico, al principio los que nos gustaban la medicina forense no éramos muchos, éramos un grupo.

Desde la misma sociedad estaba mirada la cuestión forense como algo que tenía que ver con lo cadavérico,  con unas cuestiones tabú en la sociedad. Y hoy de la mano de estas series se ve este auge, más interés, incluso la aparición de más espacios de formación y carreras específicas no solo para la medicina forense sino también para auxiliares de investigación en criminología.

Totalmente. Hoy tenemos consultas de chicos que están terminando el secundario y que que nos preguntan sobre criminalística, sobre evisceración forense, sobre carreras terciarias u otras especialidades como odontología forense o radiología forense. Tenemos consultas de chicos que dicen yo quiero estudiar para ser forense. Pero tienen que ser médicos primero, le explicamos nosotros. Uno para poder ser forense tiene que ser médico y después elegir la medicina forense. Muchos chicos hoy ya directamente tienen esto como especialidad, y para nosotros es muy bueno. El que quiera hacer medicina forense lo tiene que hacer con mucha pasión, le tiene que gustar mucho para sobrellevar la carga emocional, el estar continuamente lidiando con el dolor del resto y con la problemática.

Además hay un contexto siempre de la familia implicada, de los allegados, de quienes intervienen en la investigación. Imagino que también como profesionales se sienten mirados por la sociedad, en ese sentido. Además en una localidad pequeña ese contexto muchas veces es muy cercano. ¿Cómo se maneja eso?

Normalmente tenemos un conocido o alguien que más o menos conoce, y te preguntan. Es complicado porque uno se tiene que abstraer de la parte sentimental de estas cuestiones. Por ahí vienen chiquitos de dos años tres años golpeados por maltrato infantil o una nena chiquita abusada. Uno va a casa, ves tu hija que tiene la misma edad de esta chiquita que ha sido víctima, entonces uno lo vive de esta forma. Por ahí te toca hacer una autopsia a una nenita y hay que hablar con la familia, explicarle las causas y tratar de darle una contención en lo emocional, y más cuando hubo un accidente de por medio.

Trabajan vinculados con la Justicia y también con la Policía, ¿cómo es esa relación?

Hasta hace muy poco nosotros trabajábamos directamente con la Justicia a la orden de las fiscalías, que son los que nos dan órdenes directas. Y a partir de hace poco fue la inauguración de la sede de la Policía Científica en San Francisco, donde ya hay fotografías, huellas y rastros, e investigación. Ya hay para ganar tiempo, antes teníamos que trabajar con Policía Científica de Córdoba y que un equipo venga desde Córdoba hasta San Francisco llevaba mucho tiempo, el cuerpo no se podía tocar, teníamos que esperar que llegaran ellos. Al tenerlos acá los procesos se han acortado muchísimo. Eso mejora el resultado porque estamos en diálogo directo todos aquellos que estamos investigando y aportando desde nuestra ciencia cada granito para después poder entregarle al fiscal toda esa película en bruto para que ellos la vayan editando y poder sacar una conclusión. Hay un dicho que dice que los cuerpos hablan.

Boletín de noticias